Noticias

Y conocimos a la abuela

Blog abuela billy_elliot_escena_75_javier_naval

Hay un momento de la obra que no resulta crucial para entender el argumento, una escena en la que no solemos pensar cuando nos hablan de Billy Elliot y se nos vienen a la cabeza instantes épicos conocidos por todos, como el de la ‘Danza de la ira’ o el de “Electricidad”.  Y sin embargo es clave para entender a uno de los personajes y, en consecuencia, sentirnos aún más dentro de la historia. No os vamos a desvelar nada, aquí no hacemos spoilers y queremos que lo viváis con la sorpresa que se merece. Pero sí queríamos detenernos en ese punto que tanto nos ha emocionado.

En un momento dado, Billy se encuentra hablando con su abuela y le pregunta cómo era su fallecido abuelo. Ella, con la voz más dulce que podamos imaginar, le dice que si está seguro de querer saberlo. Lo piensa, explora dentro de su cabeza, (labor cada día más complicada para ella), se lo toma con calma… y después le describe con una sola palabra. Solo le hace falta una, y el teatro estalla en carcajadas. Pero luego enmudece de golpe, con un nudo en la garganta. Porque es entonces cuando comienza la magia.

La abuela se desborda, se hace ella sola con el escenario y con el teatro entero, nos atrapa en un par de minutos en los que, mientras Billy entiende cómo fue su abuelo, nosotros la descubrimos a ella.

Y nos sorprendemos a nosotros mismos riéndonos mientras conocemos una vida cargada de sufrimiento, e intentamos lidiar con las lágrimas viviendo junto a ella esos pocos momentos de incomparable amor y alegría que le daban color a su existencia.

Es entonces cuando entendemos de dónde viene la pasión de Billy por el baile, y de dónde puede venir esa agridulce y encantadora locura de la abuela. Es entonces cuando caemos a sus pies, perdidamente enamorados, aturdidos por la complejidad de sentimientos que nos muestra esta historia, en la que no existen personajes secundarios, sino piezas imprescindibles del puzzle que es Billy Elliot.

En BILLY ELLIOT, El Musical te enamorarás, mucho, de mucho, de muchos, hasta los huesos.

Sin comentarios

Escribe un comentario