Noticias

El dilema de Jackie Elliot


Hoy seguimos profundizando en los personajes de BILLY ELLIOT, El Musical y en sus sentimientos, y queremos detenernos en el dilema que le provocan sus hijos a Jackie Elliot, el padre de Billy.

 

Tres años atrás, antes de que muriera Sara, la madre de Billy, Jackie era un líder sindicalista muy claro, toda una referencia para los mineros. Pero tras el duro trago que tuvo que pasar, y al haber tenido que convertirse en padre y madre para sus hijos, se ha desconectado un poco de todo, también de la pelea que tiene lugar alrededor de la mina.

Pero para Tony esta situación es incomprensible. Porque su padre le enseñó a luchar por aquello en lo que cree, a rebelarse para conseguir lo que le pertenece por derecho. Le enseñó a ser el hombre que es hoy en día. Lo que, a su modo de ver, su padre ha dejado de ser. Por eso, Tony le demanda que se reactive, que vuelva a la vida y a comportarse como el ejemplo que siempre fue para él. Necesita de él que vuelva a ser el mismo.

Por otro lado está Billy, que ya ha descubierto su pasión y el motor de su vida, y además ha sido capaz de ponerlo encima de la mesa. Ahora, lo que necesita más que nada en el mundo es que su padre le acepte tal y como es, con sus sueños y sus ilusiones, algo que de primeras podría parecer impensable. De hecho, cuando canta “Electricity”, podemos sentir cómo el mensaje de Billy va más dirigido a su padre que a los jueces. Porque Billy necesita que su padre deje de lado todo lo que hasta ahora ha sido para poder ponerse en su lugar.

Y ahí tenemos a Jackie, con un hijo que necesita que vuelva a ser el de siempre y otro que necesita que cambie por completo. Y ambos, a la vez, ansiosos de conseguir su apoyo, la seguridad de que no les dejará solos, a uno con su sueño y a otro con sus principios.

No es fácil. Pero Jackie es capaz acompañar a un hijo a la Royal y al otro a la lucha obrera. Porque hay cosas que solo un padre puede hacer.

El dilema de Jackie Elliot
4.5 (90%) 2 votes
Sin comentarios

Escribe un comentario

− two = three