Noticias

La carta de la madre

carta 3

La madre de Billy es un pilar fundamental de la historia, su presencia es muy impactante emocionalmente. Es su recuerdo, la huella que dejó en Billy durante el tiempo que pudo disfrutarla… y la huella que dejó el hecho de perderla. Y es su carta. Esas palabras con las que Billy y la señorita Wilkinson encogen el corazón a todos los espectadores y el teatro se queda emocionado y en silencio, escuchando.

Una carta póstuma, escrita con poco tiempo para el adulto en el que se convertirá Billy, su pequeño Billy, ese rayito de luz en “este pozo gris”, la madre de Billy ya supo que él podría brillar. Y cada una de sus palabras, su mensaje es lo que Billy  le entrega a la Señorita Wilkinson  cuando ella le pide que le lleve objetos importantes para él. La labor de leerla no es sencilla para la maestra de baile:

Querido Billy, ya han pasado muchos años desde que nos vimos por última vez, y supongo que ahora mismo solo debo ser para ti un recuerdo lejano…

La señorita Wilkinson se emociona y aleja por un momento la mirada del gastado papel. El público aguarda, expectante. Se nota en el ambiente que está a punto de ocurrir algo muy especial.

Billy, que conoce de memoria todas y cada una de las palabras de la carta, la ayuda a continuar. Finalmente, ella lo consigue:

Y esto, seguramente, es algo bueno. Sé que no habrán sido años fáciles para ti, pero quiero que nunca olvides que…

La señorita Wilkinson se rinde. El público se rinde con ella y se deja llevar por la emoción, y es Billy, el que saca toda su entereza y continúa cantando el mensaje de su madre.

Ella no está, pero con sus palabras ha dejado un oasis en ese desierto de minas, de carbón, de gris, de desesperanza. Con sus palabras no hace más que decirle ‘sé tú mismo, sé lo que quieras ser, pero lucha, lucha por conseguirlo’.

La madre de Billy es para él un faro, una guía, un recuerdo fantasmal que llene el vacío, que complete la ausencia de abrazos, de calidez, de “cosas de madres”.

Aunque ella no esté, Billy necesita su presencia, y cuando al fin puede volar. Llega el momento de despedirse, de cerrar esta etapa, de decirle adiós a un fantasma que necesitaba para vivir.

Así que él mismo, cuando ya ha logrado hacer brillar toda su magia, cierra esta parte de la historia con una respuesta como despedida:

Hoy y siempre llevaré,

Tu carta junto a mí.

Nunca olvidaré

Lo que aquella vez

Me escribiste en aquel papel.”

Todo el que ha visto este musical recuerda con especial emoción y tararea durante mucho tiempo tres simples palabras: “Mi amor, Billy”, hasta llegar a uno de los mensajes principales:

En cada decisión, pon tu corazón

Porque esta carta es mucho más que una despedida. Esta carta la escribió la madre de Billy para dejarle a su hijo pequeño lo más importante que tenía: su sabiduría y su intuición, su apoyo incondicional y, por encima de todo, su inmenso amor.

Porque lo más importante, Billy, es que “nunca dejes de soñar”.

 

La carta de la madre
5 (100%) 1 vote
1Comentario
  • Carlos B.
    Posted at 15:21h, 02 febrero

    El caballero que aparece en la foto con la carta en la mano me puso los pelos de punta en la representación de ayer en esta y muchas otras escenas. ¡Qué artista! ¡Bravo, Miguel!

Escribe un comentario

50 + = fifty six